Consejos, Mudanzas, Mudanzas

7 consejos para mudarse con un bebé

septiembre 17, 2019

Guardar tus pertenencias haciendo malabarismos en cajas y un bebé que llora al mismo tiempo, no será fácil. Pero, ten la seguridad de que si otros padres y madres pueden hacerlo, ¡tú también podrás!

Para garantizar una mudanza exitosa con un bebé, lo primero que recomendamos es planificar con anticipación toda la logística necesaria. ¿No sabes por dónde empezar? A continuación encontrarás 7 consejos para que mudarte con un bebé o niño pequeño sea un proceso más sencillo de lo que imaginas.

Mudarse con un bebé: 7 consejos para hacer fácil lo difícil

Háblale del cambio

Si tiene un bebé o niño pequeño, asegúrate de hablar con el sobre el próximo movimiento. Suena un poco tonto, pero los bebés y los niños más mayores entienden más de lo que puedes imaginar. Esto les ayudará a tranquilizarse cuando vean todo «patas arriba». En los bebés sentir la voz tranquilizadora de sus padres puede ser muy efectivo para que éstos mantengan la calma.

Usa palabras simples y haz que la perspectiva de mudarse suene como una aventura divertida y emocionante. Intenta leer un libro infantil sobre mudanzas, por ejemplo. Obviamente, si el bebé es recién nacido, este consejo  no puede aplicarse al cien por cien. Haz todo lo posible para mantener la calma durante el proceso, ya que los niños más pequeños perciben las emociones estresantes de sus padres.

Crea una lista de artículos imprescindibles para tu bebé

Evita perder el tiempo buscando chupetes y juguetes imprescindibles en la vida de tu bebé… Te recomendamos que empaquetes estos objetos imprescindibles en último lugar.

Los elementos que no sean esenciales en el día a día puedes empaquetarlos en cajas debidamente señalizadas. Con elementos no esenciales nos referimos a  juguetes adicionales, mantas, ropa y cualquier otra cosa que no necesites el día de la mudanza (o días inmediatamente posteriores).

Cuando ya tengas estos artículos debidamente empaquetados recoge los artículos esenciales en cajas o bolsas separadas.

Para facilitarte reconocer estos artículos esenciales, hemos incluido una lista de verificación para que la tengas en cuenta:

  • Pañales
  • Toallitas
  • Ropa de cambio y pijama
  • Peluche favorito
  • Extractor de leche y almohada de lactancia
  • Comida
  • Chupetes extra
  • Cochecito
  • Artículos de baño
  • Bolsas adicionales para pañales sucios y ropa sucia
  • Cualquier medicamento que pueda necesitar
  • Termómetro

Consejo importante: la habitación infantil debe ser lo primero que desempaquetes al llegar al nuevo. Dale a tu hijo un espacio tranquilo y constante lo ayudará a adaptarse a su nuevo entorno.

Vela por la seguridad de tu bebé durante la mudanza

Ten en cuenta que si has alquilado una furgoneta para la mudanza, probablemente no haya un asiento trasero para poder colocar debidamente al bebé. Si este es el caso, asegúrate de que alguien de tu confianza pueda cuidarlo mientras realizas el traslado.

También puedes contratar una empresa de mudanzas que se encargue de todo y te permita estar con tu pequeño/a en todo momento.

Es importante, además, que mantengas los objetos potencialmente peligrosos, como tijeras, artículos de limpieza y muebles con bordes afilados, lejos de tu bebé el día de la mudanza.

Pide ayuda 

En una mudanza cuántas más manos, mejor. Recomendamos contratar una niñera, o contar con un familiar o amigo que se encargue de tu bebé durante la mudanza- ya sea en tu domicilio de origen, nuevo hogar o en algún otro lugar donde el pequeño esté entretenido. Si bien los recién nacidos que duermen bien pueden ser fáciles de cuidar durante una mudanza, los niños curiosos y bulliciosos seguramente dificulten el proceso…

Otra opción es contratar una empresa especializada en mudanzas o contar con amigos que te ayuden con el proceso.

De esta manera, podrás concentrarte en tu hijo, y no en ese sofá de gran tamaño atrapado en la puerta. Contratar una empresa especializada te ahorrará mucho tiempo y te ayudará a mantener su horario de comidas, siestas y tiempos de juego.

Mantén una rutina constante para tu bebé

Cuando se trata de criar a un bebé, la constancia es clave. Si bien mantener un horario estricto de siesta y alimentación no será fácil, intenta mantener la rutina del bebé lo más normal posible durante la mudanza. La rutina da a los niños una sensación de seguridad muy necesaria, lo cual es especialmente importante durante el proceso de mudanza.

Mantener esta rutina también te ayudará a ti a mantener tu propia cordura.

Evita posibles peligros en el nuevo hogar:

Finalmente, el último (y el más importante) paso, es proteger lo antes posible tu nuevo hogar de posibles peligros para tu bebé. Asegúrate de eliminar de la casa cualquier material de embalaje potencialmente peligroso. También recomendamos limpiar la casa en profundidad antes de mudarteoficialmente.

 Algunas sugerencias para evitar posibles peligros para tu bebé:

  • Usa cerraduras a prueba de niños en los cajones que contengan cerillas, mecheros, cuchillos y productos de limpieza.
  • Usa puertas de seguridad para bloquear escaleras y áreas peligrosas.
  • Mantén los objetos pequeños como canicas, imanes, globos y pelotas fuera del alcance de los niños.
  • Asegura las ventanas con protectores de ventanas.
  • Asegura los muebles para evitar vuelcos
  • Asegúrate de mantener las cunas alejadas de riesgos de asfixia.
  • Cubre los tomacorrientes con tapas para tomacorrientes.
  • Asegúrate de que todos los botiquines de medicamentos y recetas estén protegidos con cerraduras a prueba de niños.

Sigue estas estrategias y estarás en el buen camino para hacer de la nueva casa un hogar seguro y feliz para tu bebé. ¡Buena suerte!